"ÚLTIMA HORA:" APLAZADA por cuestiones meteorológicas la ruta del 18/Marzo/2018 al domingo 15 de Abril - 6ª Ruta XVI Jornadas de Senderismo Maleno: Andújar - Santuario. Salida de los autobuses a las 6:45h desde la Plaza de la Iglesia en Villanueva Mesia y desde la Casa de la Cultura en Huétor Tájar.

Convocatoria de Ruta:

Convocatoria de Ruta:
APLAZADA la ruta del 18/Marzo/2018 al 15/Abril/2018: Andújar al Santuario por el Camino de los Romeros. Salida autobuses a las 6:45 h desde Plaza de la Iglesia en Villanueva Mesía y desde la Casa de la Cultura en Huétor Tájar.

Buscar en este blog

domingo, 15 de abril de 2018

XVI Jornadas Senderismo Maleno - Sexta ruta: Andújar - Santuario Virgen de la Cabeza


Esta ruta es de las que se ha hecho esperar. En primer lugar por recorrer el mítico Camino Viejo que siguen los romeros atravesando Sierra Morena, desde Andújar al Santuario de la Virgen de la Cabeza, algo que ya de por sí despierta bonitas sensaciones. Sumándole además la espera a la que nos ha sometido el intenso temporal de lluvias que hemos venido disfrutando en estos días y que ha hecho posible que el campo, el terreno y en definitiva el paisaje se haya convertido en algo espectacular y maravilloso. Vamos lo nunca visto.

Comenzamos nuestra ruta junto a las tapias del Cementerio Municipal de Andñujar, que es donde inicia su recorrido el mencionado Camino Viejo. La mañana aparecía con un espeso nublado pero sin amenazar lluvia en ningún momento. La temperatura excelente.

A buen rítmo caminamos por el carril asfaltado vadeando el arroyo de los Molinos y que poco a poco nos va metiendo en la vía pecuaria denominada Cordel de Los Molinos, conocida con el sobrenombre de Camino Viejo al Santuario.


Atravesamos la primera valla y ante nuestros ojos se abre la inmensidad de una gran pradera que a ambos lados del arroyo de Los Molinos aparece tapizada de espesa hierba, de verde intenso, salpicada de multitud de florecillas de variados colores, entre las que destaca la aromática lavanda. Es todo un lujo y un placer recorrer este espacio que empieza a empinarse anunciando a las temidas Cuesta del Reventón y de Las Chinas

Sin prisa y con las justas pausas para recuperar el aliento y disfrutar de las panorámicas que obsequian los estratégicos miradores, vamos subiendo adentrándonos en un bosque de chaparros y encinas, ocasionales pinos y denso bosque mediterráneo con lentiscos, cornicabras, algarrobos y abundantes ejemplares de jaras que florecen de modo incipiente.

Llegamos al área de descanso existente junto a la ermita de San Ginés, húmeda por la espesa niebla, siendo este un buen punto para relajarse y realizar el primer avituallamiento en un ambiente cordial y de alegre camaradería. Se comparten las tortillas y embutidos y la bota rueda refrescando las resecas gargantas.


Reiniciamos la marcha volviendo de nuevo al Camino Viejo descendiendo ahora entre pinos y atravesando puntos interesantes como es el arroyo del Gallo, el monumento a las Carretas, el Pilar del Madroño y el mirador del Romero, sitio estratégico desde el que por primera vez se observa en la lejanía el añorado santuario.


Continuamos bajando ahora entre grandes pinos y chaparros alfombrados de espesa hierba, hasta llegar al valle por el que transcurre el río Jándula, de lentas y calmadas aguas, pasando sobre el puente que nos lleva hasta el otro lado de la orilla en donde se encuentra la inscripción en piedra  que nos recuerda que estamos en territorio por el que pasaba en la antigüedad, la romana calzada Vía Augusta.
Aprovechamos este sitio para hacer un ligero avituallamiento y afrontar con energía la Cuesta de los Caracolillos, última dificultad para llegar a la cima.


Recorremos el prado del arroyo del Membrillejo, alfombrado de verde y ya preparado para recibir a las carretas de romeros que peregrinarán al santuario el próximo domingo 29 de abril y acometemos las primeras empedradas y empinadas rampas plenas de vueltas y revueltas que poco a poco nos hacen ir cogiendo altura, adentrándonos de lleno en los famosos y duros Caracolillos. Pasamos  Las Lastras, nos asombramos curiosos bajo el sorprendente Pino de las Tres Patas y bordeando el Cerro Marquitos, llegamos hasta el grandioso Mirador del Camino Viejo un lugar de privilegio para contemplar a vista de pájaro el trayecto que hemos ido recorriendo y que se dibuja serpenteante en el horizonte.


Toca volver a caminar, el Cerro del Cabezo cada vez más cerca, pasando por la Umbría de los Ruiseñores, un espectacular pinar en el que el canto de los pájaros siempre está como sonido de fondo. Más adelante abandonamos el sendero, cerramos la última valla y enfilamos por un amplio carril el último kilómetro que nos lleva directamente hasta la aldea en la que casas de hermandad rodean al Santuario que arriba en la cumbre del cerro, guarda a la Virgen de la Cabeza que nos espera acogedoramente majestuoso como la mayor reconpensa de la dura jornada.


Sin espera ninguna acometemos la última subida hacia Ella.


Datos de la ruta:
- Senderistas: 74 senderistas y la perrita Luna.
- Recorrido: 21 kms.
- Dificultad: Por la longitud del recorrido, las condiciones del terreno, así como por las empinadas rampas que hay que superar la clasificamos como Difícil. El índice de dificultad IBP es de 85, que exige una preparación física Media y por el terreno es Dura. Ver más datos IBP aquí>>>
- Acumulado: 1002 m subiendo; 520 m bajando.
- Tiempo total: 8 h 11 min; en movimiento: 5 h 15 min; detenidos: 2 h 56 min.
- Media en movimiento: 3,9 kms/h

Track y perfil de ruta:

Powered by Wikiloc

Ver todas las fotos de la ruta aquí>>> 

domingo, 18 de marzo de 2018

Senderismo bajo la lluvia


Cuando mi amiga María me dijo aquel dicho nórdico de: "No hay tiempo malo sino ropa mala", nunca imaginé que me iba a calar tanto. Y es que es verdad, caminar bajo la lluvia y en la montaña o en el Camino, tiene un encanto difícilmente descriptible con palabras. Es una sensación especial que engancha y que tiene su dosis, claro que sí, de sufrimiento y esfuerzo, pero sin dejar de lado su gran recompensa emocional extra.

Por ese motivo, cada vez que encuentro información relacionada con este tema no dudo en guardarla, en copiarla y pegarla, para que siempre y como suelo decir, esté a mano cuando haga falta.

En esta ocasión son un par de artículos aparecidos en la web "Travesía Pirenaica" y que yo a continuación os transcribo literalmente, sin dejar de citar la fuente y de darles las gracias por haber elaborado un material de tan gran interés, al menos para mí.


5 consejos para hacer senderismo bajo la lluvia

La lluvia es inevitable y te tocará caminar bajo la misma durante la práctica del senderismo. Es por ello que hay que estar preparado para que aparezca, y lo más importante, estar preparado para que no nos arruine los planes por completo.
La lluvia es un imprevisto no bien recibido, pero si se sabe manejar de forma correcta, puede convertir nuestro día de senderismo en una actividad más fresca, tranquila y rodeada de un ambiente diferente. Debemos verlo desde un punto de vista más positivo.

¡Qué un pronóstico nublado con probabilidad de lluvia no arruine los planes! Estos son algunos consejos para hacer senderismo bajo la lluvia:

1. Vestir ropa sin algodón y un calzado impermeable:
La ropa que se empleará ese día lluvioso, debe ser una de las principales herramientas para hacer de la travesía algo cómoda y emocionante. La ropa que se use no debe ser de algodón. ¿La razón? El algodón no es capaz de eliminar el sudor de la piel, por lo que tarda bastante para secarse. Absorberá nuestro sudor. Es decir, en condiciones húmedas, como en plena lluvia, se enfriará al cuerpo y existe riesgo de hipotermia. Utilizaremos el sistema de las tres capas, tipos de tejidos y prendas estratificados, para una mejor funcionalidad.
Lo más aconsejable son piezas de poliéster, lana o nylon, para capas interiores. De preferencia, para una capa exterior, las chaquetas deben ser impermeables, resistentes al agua, pero sin olvidar la transpirabilidad de las mismas para evacuar el sudor. Hay que asegurarse de que las gotas de lluvia escurran sin ser absorbidas por el tejido. Existen tejidos impermeables como el gore-tex, aunque existe una gran tipología con mismas funciones, que proveen a las prendas de estas características que mencionamos.
Igualmente, el calzado debe ser impermeable, para mantener a los pies calientes y secos. Hay que recordar que si llueve, se pisaran muchos charcos, iremos por terreno húmedo. Sea cual sea el modelo escogido, las suelas deben ser profundas para pisar barro, rocas y troncos resbaladizos. Al igual que hemos mencionado para la chaqueta exterior, habrá que analizar que capa impermeable tienen nuestras botas: igualmente es importante la resistencia al agua, como la transpirabilidad para evacuar el sudor.
Un artículo dentro de nuestro equipo, como lo es un paragüas para montañeros, nos puede hacer amena una caminata bajo la lluvia.

2. Llevar ropa extra y repuesto en una mochila bien protegida contra la lluvia:
La humedad del equipaje es uno de los mayores inconvenientes al hacer senderismo bajo la lluvia, por lo que hay que tomar las suficientes precauciones para mantenerlo seco del todo. Son muchas las mochilas impermeables en el mercado, pero hay que tener cuidado con que sus costuras estén selladas.
Para una mayor protección contra la lluvia, existen cubiertas o forros —cubre mochilas— que nos mantendrá seco el equipo dentro de la mochila. Una opción —más de andar por casa— será meter el equipo dentro de bolsas de basura, que lo preserve de la humedad.
Lleva suficiente ropa de repuesto. Sobre todo en rutas de varios días. La ropa extra de por sí es un indispensable, y mucho más si se pronostica días de lluvia. Con algo de precaución se puede estar seco y caliente durante todo el recorrido, aún cuando llueva.

3. ¡Cuidado por donde se camina!
La lluvia no solo puede mojar la ropa, sino que convertirá algunos senderos en terrenos muy resbaladizos. En terrenos rocosos o por zonas arcillosas, las superficies resbaladizas pueden ser un gran fastidio para caminar y un problema también de seguridad. Por ello, se debe prestar mucha atención al caminar por terrenos mojados para minimizar riesgos de caída o accidente.
Parte fundamental de caminar bajo la lluvia es la de evitar cierto tipo de caminos, por ejemplo, se deben evitar senderos con rocas resbaladizas mientras llueve, así como cruzar riachuelos, puesto que existe el gran riesgo de pisar en falso y provocar una caída.

En estos terrenos resbaladizos puede ser de gran ayuda el uso de unos bastones de trekking.

4. Prevenir la hipotermia y la deshidratación:
Con la humedad ambiente y en nuestro cuerpo aumenta el riesgo de sufrir hipotermia, por lo que hay que aprender a reconocer sus primeros síntomas, como lo son la confusión o los escalofríos. Para prevenirla se puede emplear ropa de lana o nylon, para conservar el calor y estar siempre seco. Si nos hemos mojado, hay que cambiarse de ropa lo más pronto posible.

Con respecto a la deshidratación, sí, es posible deshidratarse en plena lluvia. La razón es muy simple, a muchos se le olvida el beber agua en plena lluvia. Por lo que no debe pasar por desapercibido esto, aun en medio de un aguacero. Es necesario parar de vez en cuando y beber y comer.

5. Elegir el lugar indicado para acampar:
Si lo que queremos es acampar después de nuestra jornada de actividad, debes analizar adecuadamente el lugar indicado para ello. Un terreno ideal sería uno alto y seco, evitando la humedad y el agua.
Evita lugares donde la lluvia puede canalizarse y acumularse. El terreno no puede ser muy blando, o excesivamente encharcable, ya que se llenará de agua con facilidad durante la lluvia.
Se deben evitar lugares en donde estén cerca ramas a punto de caerse, porque el viento puede hacerlas desprender. Y si se cree que habrá una tormenta, es mala idea ubicarse cerca de pendientes o de ríos.
Una vez escogido el sitio es fundamental mantener el interior de la tienda seco, esto puede ser más fácil colocando una lona adicional sobre la tienda. También hay que mantener el interior bien ventilado para evitar la condensación.
Una vez instalada la tienda es el momento de quitarse la ropa mojada y introducirla en una bolsa. La depositaremos fuera del habitáculo interior; no hay que introducir humedad en la tienda.


Paraguas para montañeros: los pros y contras de su uso en montaña

Si el senderismo es tu pasión, hoy en día dispones de la gama más amplia de accesorios, que te van a facilitar la práctica de tu afición.
En este universo de productos, accesorios y equipamiento para el senderismo, hay uno que se puede que no tengas en tu haber, pero que te puede resultar de gran utilidad, me refiero al paraguas de montaña; un paraguas para montañeros, con los refuerzos, resistencia y la funcionalidad necesaria para que te acompañe en las salida a la montaña.
En muchos países es una práctica común el uso de paraguas trekking ya que te permite protegerte de la lluvia, más allá de la chaqueta impermeable; en otros lugares es el gran desconocido. En este artículo, te mostramos el pro y el contra de su utilización, además te daremos algunos consejos útiles para el uso seguro del paraguas trekking, y otras recomendaciones de interés relacionadas con el senderismo.
Comenzamos describiéndote las características de los paragüas para senderismo.
  • Diseño del mango y materiales confort, que te permiten comodidad en su utilización.
  • Materiales livianos y resistentes.
  • La resistencia al viento es una característica de vital importancia en el uso del paraguas en montaña.
Si vas a usar un paraguas de montaña, te sugerimos seguir estas sencillas recomendaciones:

1. Nunca abrir el paraguas montaña, cuando haya viento y el terreno sea expuesto; la explicación es obvia podemos perder el equilibrio y caernos, es más si estas ascendiendo por una pendiente pronunciada en compañía de otros montañeros, también los pones en peligro, ya que el paragüas se te puede escapar de las manos y causar un accidente.

2. Nunca usar el paraguas de trekking, cuando haya una tormenta eléctrica. Las tormentas convierten a los paraguas en pararrayos potenciales.

3. En tiempo muy frío o con nevadas, por un lado la nieve lo inutiliza, y el brazo que llevas en alto con el paraguas se enfría más rápido, dificultando la circulación sanguínea.

4. Por último, evitar el uso paraguas de senderismo, en terrenos accidentados, si estamos escalando o trepando, el uso de paraguas dificulta lo movimientos, solo tendríamos un brazo para sujetarnos, y nos podría poner en riesgo.

Además de disponer de un paraguas trekking siempre es recomendable estar mejor preparados, llevar el equipamiento necesario para realizar una actividad en la montaña, para enfrentar una contingencia meteorológica no prevista. Nunca olvides llevar un gorro, para cubrir tu cabeza y protegerte del sol y la lluvia, además debes usar vestimenta apropiada para tiempo adverso —te recomendamos el sistema de las tres capas—. Incidir en el uso de las tres Gs: gorro, guantes y gafas.
Son muchas las historias que se tejen en torno a si usar o no, los Paraguas para montañeros, y como cualquier otro accesorio tiene indicaciones y guías para su correcto uso.
El mejor consejo que les podemos ofrecer es, usarlo con responsabilidad y sentido común; y seguir las recomendaciones descritas en este artículo para evitar cualquier accidente o incomodidad.


jueves, 22 de febrero de 2018

Consejos para subir una montaña

Creo firmemente en que una imagen vale más que mil palabras, por ese motivo pongo aquí la imagen y me ahorro las mil palabras.