"ÚLTIMA HORA:" 15/Julio/2018 - 4ª Ruta Jornadas de Senderismo 2018, organizadas por la Diputación Provincial de Granada: Sierra Nevada.

Convocatoria de Ruta:

Convocatoria de Ruta:
4ª Ruta Jornadas Senderismo Diputación de Granada: Ruta por Sierra Nevada. Más información e inscripciones haciendo clic sobre el cartel

Buscar en este blog

viernes, 6 de julio de 2018

Circular de los Cahorros Altos.



Una ruta clásica que parte del pueblo de Monachil y que tiene multiples variantes.

En esta ocasión optamos por el sendero señalizado como Sendero de los Cahorros y que sube bordeando el río Monachil por su márgen izquierda (junto a un río nos orientamos mirando hacia dónde va el agua), comenzando con la visita a la Central Eléctrica de Tranvías y luego adentrándonos en un profuso bosque de ribera con grandes bóvedas vegetales formadas por inmensos ejemplares de higueras, almeces, tilos, fresnos, cornicabras, chaparros, encinas, etc.
Hay que respetar en el camino el trayecto marcado, ya que si bien a nuestra izquierda va raudo y veloz el río Monachil, a nuestra derecha hay multitud de pequeñas huertas, todas ellas debidamente valladas y que se deben respetar al máximo.

Nos adentramos totalmente en los Cahorros Bajos, salvando varios puentes que una y otra vez pasan sobre el río ya totalmente encajonado entre estrechos y altos farallones. Alguna que otra cascada nos regala hermosas imágenes que ponen un llamativo contrapunto en el entorno.
Sin darnos cuenta nos hemos metido de lleno en la zona en la que está el corazón de la Escuela de Escalada de la Federación Andaluza de Montaña, siendo muestra de ello la multitud de vías de escalada  que jalonan las calizas paredes y algún que otro escalador que se esfuerza en practicar su deporte favorito.

Superamos como podemos y siempre por el márgen izquierdo del río, el paso de los Cahorros Bajos, para finalmente llegar a un punto en que salimos del encajonamiento y nos adentramos ahora por un amplio y abierto valle por el que transita el río Monachil. Grandes farallones nos continúan escoltando a izquierda y derecha y por un buen sendero vamos siguiendo hasta encontrar a la captación de agua y algo más arriba a los restos abandonados de la que fué la Central Eléctrica de la Vega.

Desde ese punto reemprendemos la vuelta por el mismo sendero, hasta llegar a un indicador que señala Fuentefría y Hoya Romero/La Sabina. Cogemos esa dirección a la izquierda y primero en suave subida y luego en zigzaguente pronunciada rampa caminamos hasta superar el collado que nos pone en Los Cahorros Altos. Bien vale la pena el esfuerzo, ya que las panorámicas son espectaculares se mire en la dirección a la que se mire. Arriba, a lo lejos y hacia el este aparecen los Peñones de San Francisco, al noreste El Purche y la Central de Diéchar, al sur las sabinas y pinares de la falda norte del Cerro Huenes. Al noroeste el valle del Monachil que se abre cada vez más hacia Huétor Vega y la Vega de Granada.


Terminada la subida y pasando al otro lado del collado, ahora nos adentramos por un bosquecillo de pinos, y con suaves subidas, vamos llaneando sobre todo dirección suroeste hasta, superando una valla ganadera, llegar hasta la Cámara del Agua que concentra en un pequeño embalse el agua que procedente de una acequia, caerá en fuerte caída por un tubo que servirá para mover las turbinas generadoras de electricidad ubicadas allá abajo, en la ya mencionada Central Eléctrica de Tranvías que vimos anteriormente.


Desde la Cámara del Agua volvemos nuestros pasos para tomar ahora un empinado carril en descenso que con grandes curvas que nos lleva hasta las inmediaciones del Cortijo de la Umbría y luego por cementado carril nos trae de vuelta hasta el punto final de ruta en Monachil.

Datos de la ruta:
- Senderistas 3 y la perrrita Balto.
- Recorrido: Circular, 14,6 kms.
- Dificultad: Media. Indice IBP 50 (Medía-Fácil). Ver más datos IBP aquí>>>
- Itinerario: Monachil - Sendero de los Cahorros por el rio - Centra Eléctrica de la Trola - Central Eléctrica de Tranvías - Cahorros Bajos - Central Eléctrica de la Vega - Senderos de la Hoya Romera - Cahorros Altos - Cámara del Agua - Cortijo de la Umbría - Monachil.
- Acumulado: 853 m subiendo.
- Tiempo en movimiento: 4h 17 min
- Media en movimiento: 3kms/h

Track y perfil de ruta:


Powered by Wikiloc

Ver todas las fotos de la ruta aquí>>>

viernes, 22 de junio de 2018

Sierra Nevada: Hoya de la Mora-Borreguiles-Laguna de las Yeguas-Lagunillos de la Virgen-Radio Telescopio


Explorando y revisando...

Una ruta para disfrutar de los lugares emblemáticos de Sierra Nevada, que a estas alturas del año se muestra cargada de nieve y en pleno proceso de deshielo de los neveros, abundantes arroyos, túnes de nieve, saltos de agua...


Sencillamente espectacular y lo que es mejor anunciando la llegada de la primavera serrana que se presagia esplendorosa.

El recorrido intenta seguir el trazado habitual, pero con tan abundancia de nieve en muchas ocasiones se hacía imposible, resultando un track muy campo-nieve a través, algo que hay que tener muy en cuenta, si se realiza en otro momento y en otras circunstancias.


Datos de la ruta:
- Senderistas: 2 y la perrita Balto.
- Distancia: Circular, 13 kms
- Dificultad: Media, sobre todo por la gran presencia de nieve.
- Acumulado: 530 m subiendo.
- Tiempo: 5 h 22 min

Track y perfil de ruta:

Powered by Wikiloc

Ver todas las fotos aquí>>>

 

viernes, 15 de junio de 2018

Senderismo "acuático" por el Barranco de Luna.


De vuelta a El Valle de Lecrín, esta comarca que tan buenos ratos y preciosos paseos nos viene regalando últimamente.
En esta ocasión se trata de explorar el mítico Barranco de Luna, del que nos habían hablado antes con una aureóla de gran misterio, ya que según cuenta la historia, durante el levantamiento de los moriscos, fue paraje en el que el caballero Don Antonio Luna y su tropa cristiana resultaron diezmados por los levantiscos seguidores de Aben Humeya.

Para hacer la ruta circular y más intensa, iniciamos nuestro caminar desde la localidad de las Albuñuelas, población de 836 habitantes en el año 2017, que estira sus casas de levante a poniente, sumergida entre naranjos y limoneros, protectores olivos y fecundas huertas. Sus calles, limpias y muy bien adecentadas, se nos muestran sumamente acogedoras, al igual que sus abiertas y agradables gentes.


Recorremos algunas de sus calles, partiendo del parking que hay junto al ayuntamiento de Albuñuelas, para seguir a continuación, las señales del sendero GR7/E4 que paulatinamente va descendiendo hasta llegar a las inmediaciones de la localidad de Saleres, un pueblo pequeñito de 165 habitantes, que se muestra silencioso y adormecido a estas primeras horas de la mañana. Pasamos junto a su iglesia y la Fuente de la Iglesia, un magnífico sitio para abastecerse de agua.


Después subimos una empinada calle que nos conduce hasta la parada del autobús en el paraje de la Cruz de la Lomilla, en plena carretera GR-3300 que comunica Saleres con Albuñuelas. Continuamos subiendo por la mencionada carretera, para apenas a unos metros antes de llegar al cementerio, desviarnos a la derecha por un carril que poco a poco nos va adentrando por la ladera derecha del Barranco de Luna. Ese carril que en ocasiones se transforma en sendero, un momento dado comienza a bajar pronunciadamente enmarcado de llamativas formaciones geológicas hasta lo más profundo del barranco que a partir de este momento nos disponemos a recorrer en dirección descendente de norte a sur y de oeste a este.


La hora de la aventura ha llegado. Hay que caminar por el cauce del arroyo que transita por el fondo del barranco. Hoy apenas lleva agua y una espesa vegetación nos va rodeando y tragando literalmente. Grandes zarzas, frondosas higueras y muchos culandrillos y colas de caballo nos llaman la atención, signos evidentes de un elevado porcentaje de humedad y de la constante presencia de agua.


Hemos de empezar a superar grandes bloques desprendidos del techo, el ambiente se torna cada vez más estrecho, sombrío y oscuro, suenan caidas de agua que aparece en gran cantidad y como por arte de magia, anunciando manantiales fantasma, no visibles pero si audibles. Superando dos grandes pasos en descenso, nos encontramos de lleno en el lecho del arroyo,encajonados entre verticales paredes de decenas de metros de altura y de escasos metros de ancho. Ya estamos en el corazón del barranco. Toca cambiarse el calzado y ponerse las chanclas de agua, ya que a partir de ahora el recorrido será metidos en el cauce del arroyo que cristalino y sonoro desciende raudo y en cantidad apreciable por desgastadas y resbaladizas piedras.


Poco a poco, nos vamos adentrando más en el encajonado barranco, sus paredes suben vertiginosamente, forradas de algas, helechos y culandrillos. Una lluvia ocasional cae sobre nuestras cabezas y comienza el refrescante y acuático camino. Saltos de agua, pozas y charcas, que con el debido cuidado vamos superando. Se trata de algo más de medio kilómetro que trabajosamente hacemos, plenos de sensaciones de aventura que contribuyen a que transcurra en un abrir y cerrar de ojos.


Finalmente, el estrecho cañón por el que caminábamos se abre a la luz y con más pena que otra cosa, empezamos a salir del profundo barranco por un sendero primero y luego carril que sube por el lado derecho. En continuo ascenso vamos cogiendo altura, y volviendo la vista atrás miramos hacia el lugar en el que hace unos momentos estábamos. Nadie puede imaginar que entre aquellas piedras y densa vegetación pudiera encontrarse escondida semejante maravilla geológica y natural. Más que nunca, comprendemos ahora el porqué del misterio del Barranco de Luna.


Por un empinado y zigzaguente carril que conduce a las inmediaciones del cementerio de Saleres, retornamos a la carretera GR-3300 tomándola ahora en sentido inverso, volviendo a pasar junto a la Fuente e Iglesia y descendiendo a continuación hasta el cristalino y refrescante rio de las Albuñuelas que seguimos en sentido ascendente por su orilla derecha.


La calor del verano que se nos viene encima, aprieta a estas horas del mediodía, pero una sombreada bóveda de vegetación de ribera, altos y espesos cañaverales y al ambiente refrescante del rio, ayuda en este camino de vuelta que se convierte en una auténtica gozada para los senderistas. Mientras, la perrilla Balto no deja de alegremente chapotear en el rio.


Disfrutando del recorrido, vemos al norte las siluetas de las blancas casas de las Albuñuelas. Después de varios vadeos del rio, entre los sempiternos naranjos y limoneros, salpicados de bien cuidados huertos y de grandiosos nísperos que en esta época se muestran en todo su esplendor, acometemos, cruzando a la derecha por última vez el rio, un cementado carril que en continuada curva y con fuertes rampas, nos va acercando paulatinamente hasta las acogedoras y sombreadas casas de las Albuñuelas, que nos abraza entre floreadas macetas dándonos cordial bienvenida.





Mi amigo Antonio Gómez que hizo la ruta conmigo o yo con él, ha hecho también, una descripción de esta ruta que yo os recomiendo y que podéis leer haciendo clic aquí>>>


Datos de la ruta:
- Senderistas: 3 y la perrita Balto.
- Recorrido: 12,6 kms.
- Dificultad: Si bien la ruta en si no tiene gran dificultad, el recorrido del tramo del Barranco de Luna, hace necesario el uso de calzado acuático y la aplicación de técnicas básicas de barranquismo, por lo que se clasifica esta ruta como de dificultad MODERADA. No se debe efectuar en época de grandes lluvias, crecidas o de tormentas.
- Tiempo en movimiento: 4 horas aproximadamente.
- Acumulado: 403 m.

Track y perfil de ruta:

Powered by Wikiloc

Ver todas las fotos de la ruta aquí>>>