"ÚLTIMA HORA:" 26/noviembre/2017 - 2ª Ruta XVI Jornadas de Senderismo Maleno: Alcalá la Real, Ermitas y Zumaques. Salida de los autobuses a las 7,45 h desde la Plaza de la Iglesia en Villanueva Mesia y desde la Casa de la Cultura en Huétor Tájar.

Convocatoria Segunda Ruta XVI Jornadas de Senderismo Maleno

Convocatoria Segunda Ruta XVI Jornadas de Senderismo Maleno
26/Noviembre/2017 - Alcalá la Real, Ermitas y Zumaques. Salida autobuses a las 7:45 h desde Plaza de la Iglesia en Villanueva Mesía y desde la Casa de la Cultura en Huétor Tájar.

Buscar en este blog

miércoles, 5 de noviembre de 2014

Dehesa de San Juan y Vereda de la Estrella.

Siguiendo con nuestras rutas en otoño toca ahora caminar por uno de los entornos más emblemáticos del Parque Nacional de Sierra Nevada: la Dehesa de San Juan y la Vereda de la Estrella.
En un magnífico día lleno de sol y posterior a una jornada de lluvia y nieve, nos encontramos con un cielo limpio y azul que nos lleva a predecir que vamos a poder disfrutar de sensaciones y paisajes privilegiados, aunque eso sí con bastante frio.

Aparcamiento del Charcón
Desde Granada, subimos hasta la localidad serrana de Güéjar Sierra, para desde ella buscar el carril que se dirige hasta Maitena, punto en el que ahora tomamos el carril estrecho por donde transcurría el desaparecido tranvía de la sierra. Mientras nos lamentamos de la gran pérdida que supuso para el montañismo la pérdida de tan emblemático y apreciado medio de transporte, llegamos hasta el Charcón, final del carril y en el aparcamiento junto al merendero San Juan dejamos nuestro vehículo y nos preparamos para empezar la ruta planificada.

Puente sobre el rio Genil en su confluencia con el rio San Juan.

Hace muuuucho frio, por lo que hay que protegerse bien con ropa adecuada y envueltos en el jolgorio de las cristalinas aguas del Genil, cruzamos el puente de madera que nos lleva a la otra orilla y al sitio en donde el rio San Juan se une al Genil, lugar en el que encontramos los carteles informativos de inicio de ruta por la Dehesa de San Juan y Vereda de la Estrella.

Inicio de la Vereda de la Estrella

Empezamos la subida a un paso medido para calentar los músculos sabedores de la fuertes rampas que nos esperan, para una vez recorridos unos 800 metros por la Vereda de la Estrella, encontrar un cruce muy bien señalizado a la derecha que tomamos y que en continuada pendiente y muy buen estado nos lleva hasta las Casas de la Hortichuela. Este lugar es una auténtica maravilla natural, con un ambiente muy bien conseguido y en el que abundan los castaños, robles, rascamoños y otros vegetales propios de la dehesa y del bosque mediterráneo. También podemos encontrar agua y abastecernos en caso necesario.

Casas de la Hortichuela

Continuamos en fuerte subida primero por un carril que nos lleva hasta un embarcadero de ganado y luego por un sendero en muy buen estado para una vez en la cima acceder a la zona en la que estuvo el ahora desaparecido cortijo del Hoyo. En todo este tramo encontramos muchas vacas sueltas y abundantes señales y paneles informativos que aconsejamos leer con atención, ya que de esa manera llegaremos a comprender mejor la riqueza del terreno que recorremos y lo que supuso para la vida de las gentes que lo habitaban. También, con un poco de suerte, podremos disfrutar de familias completas de cabras monteses que se quedan observándonos tranquilamente desde una distancia prudencial. Es una auténtica gozada poder ver a tan bellos animales en su estado natural.

Zona del Cortijo del Hoyo

Desde las ruinas del cortijo del Hoyo, seguimos por el sendero perfectamente marcado y señalizado hasta Cabañas Viejas, construcciones en muy buen estado y en las que existe todo lo necesario para hacer noche y protegerse de las inclemencias del tiempo.

Cortijo-Refugio de Cabañas Viejas

Sin mucha demora, seguimos nuestro camino subiendo-llaneando por el sendero que se dirige al Cortijo-Refugio del Hornillo y unos metros más arriba encontramos el Mirador del Hornillo, un lugar privilegiado para disfrutar de espectaculares panorámicas de los colosos de Sierra Nevada: el Mulhacén y la Alcazaba, que cubiertos de las primeras nieves y recortados en el azul límpido del cielo con el toquecito de unas nubes, nos saludan majestuosos, dejándonos sobrecogidos y con la boca abierta. No nos queda más remedio que parar unos momentos para poder saborear en toda su intensidad de tan gran y espectacular momento.

Cortijo Refugio del Hornillo
Los colosos nevadenses nos contemplan: Alcazaba y Mulhacén

Encontramos el refugio del Hornillo perfecto, límpio, cuidado y con todas sus instalaciones en muy buen estado de conservación para que cualquier montañero pueda hacer noche. Aprovechando la recacha de sus paredes y buscando el solecito, que el frio arrecia, damos buena cuenta del bocata y unas piezas de fruta con buenos tragos de agua, de forma que recuperamos fuerzas para después de disfrutar de las increibles panorámicas desde la balsa de agua allí existente que suma al espectáculo el barranco del Guarnón y al Veleta, emprender el fuerte y zigzagueante descenso de unos 2 kms hasta la Vereda de la Estrella. Hay que hacerlo con cuidado, ya que el desnivel pone a prueba nuestros músculos y articulaciones, sobre todo las rodillas, y es que "los frenos huelen a quemado". En este tramo es muy recomendable el uso de bastones.

Descenso del Hornillo a la vereda de la Estrella
Finalmente, vemos aparecer la Vereda de la Estrella y nos encontramos con el cruce, tambiém muy bien señalizado, teniendo a nuestra derecha las Minas de la Estrella y el sendero que se dirige al barranco del Guarnón y posteriormente a Cueva Secreta.


Nosotros optamos ahora por girar a la izquierda, tomando la Vereda de las Estrella en sentido descendente y escuchando trepidantes las caudalosas aguas del Genil, recién nacido, unos metros más arriba de la confluencia del rio Real y del rio Guarnón. Aguas de alta montaña nos rodean por todas partes.



Seguimos, ya de regreso, encontrando los restos de las minas de la Probadora y que junto a las de las minas de la Estrella son el origen y motivo de la existencia de esta vereda, abierta para extraer las joyas mineras de Sierra Nevada (hierro, cobre y plata). Actualmente es aún el acceso al nacimiento del Genil y a la cara norte de los ‘colosos’, siendo la ruta tradicional a la alta montaña, conectando los profundos barrancos por los que discurre el agua del deshielo y siendo el camino obligado en la ‘integral’ nevadense.
 
Vereda de la Estrella

A buen ritmo hacemos el regreso por un trazado perfectamente conservado y salpicado en las barranqueras de grandes chorreones de cristalina agua. Los castaños hacen su acto de presencia una vez superado el cruce del Vadillo y del sendero de Los Presidiarios que llevan a otro refugio emblemático en la alta montaña, el refugio de La Cucaracha.

Unos kilómetros más abajo encontramos al Abuelo, un castaño centenario que da sombra a la vereda y da cobijo a los montañeros que pasan bajo sus ramas. Hacemos un alto en el camino para abrazarlo y sentir la intensa sensación de su corteza ancestral y centenaria junto a nuestra piel. Con un "Hasta luego, abuelo". 
 
Hola, Abu. Hasta luego, Abuelo.

Continuamos nuestro andar para acceder unos kilómetros más abajo a nuestro punto de partida, el puente de madera sobre el Genil y al aparcamiento donde nos espera nuestro vehículo.

Con las piernas cansadas por la caminata, nos sentimos felices por haber podido disfrutar de una maravillosa jornada de senderismo por parajes de montaña que son el sueño de cualquier amante de la naturaleza.

Datos de la ruta:
- Senderistas: 3
- Recorrido: 17,3 kms.
- Tiempo: 6 h 26 min
- Pendiente media: 12, 8 %
- Altitud mínima: 1152 m
- Altitud máxima: 1854 m
- Acumulado: 781 m 
Track de la ruta:
Fotos de la ruta:

No hay comentarios: