"ÚLTIMA HORA:" 26/Octubre/2018 - Convocatoria de las XVII Jornadas de Senderismo Maleno 2018/2019, organizadas por el Ayuntamiento de Villanueva Mesía.

Convocatoria de Ruta:

Convocatoria de Ruta:
1ª Ruta XVII Jornadas Senderismo Maleno 2018/2019 -18/noviembre/2018: Ruta por el Autismo en Moraleda.

Buscar en este blog

lunes, 22 de diciembre de 2014

Subida a las Antenas de la Sierra de Parapanda.

En este día que se presenta frio, pero claro y helaero, nos disponemos a realizar la segunda ruta de las XIII jornadas de senderismo maleno, haciendo la ansiada subida a las antenas de Parapanda, todo un hito del senderismo en nuestra comarca, ya que con sus 1600 metros, domina claramente  a todas las cumbres de su alrededor.


Salimos en bus desde la Plaza de la Iglesia de Villanueva Mesía, para dirigirnos hasta la localidad de Íllora y luego tomar la carretera comarcal GR-3407, dirección Montefrio, para una vez superado el puerto, a la altura del cruce que tiene el indicador "Repetidor TV" abandonar el bus, colgarnos las mochilas, preparar los bastones y emprender la marcha a pie a paso medido y pausado, ya que desde el primer momento debemos afrontar las fuertes pendientes del día, algunas de hasta el 20 % que poco a poco nos llevan hasta la cima de esta interesante mole caliza que constituye a la Sierra de Parapanda, una de las sierras que forman parte de la cordillera subbética extendida desde Gibraltar hasta la provincia de Alicante, en España.

Desde el primer momento podemos contemplar a vista de pájaro el paisaje que nos rodea, identificando pueblos, cumbres y lugares, todo un privilegio y una suerte de contar con un dia tan claro. Disfrutamos un ratico situando el Castillo de la Mota de Alcalá la Real que con toda nitidez se dibuja en la lejaní.

Alcalá la Real
Llegamos a las canteras abandonadas y diseminadas en la meseta superior de la sierra, para desviarnos a la izquierda por medio de un espectacular lapiaz y acercarnos al magnífico mirador de la Caseta del Guarda, perfectamente situada y que permite controlar los incendios desde su estratégica perspectiva. Desde aquí y en dirección sur, tenemos el contraste del mar de nubes que oculta Granada y su Vega, marcando fácilmente el cauce del Genil. Al fondo, en primer término, vemos asomar del mar a Sierra Elvira, una isla, que da paso en la lontananza a las nítidas cumbres de Sierra Nevada. Hace frío, corre un aire que pela, pero cuesta trabajo retirarse del mirador y reemprender la marcha, hay algo mágico en el lugar que nos atrapa.

Caseta del Guarda

De nuevo campo a través por el lapiaz, nos vamos acercando al conjunto de antenas características del lugar y punto de destino de nuestra ruta. Sin detenernos y con ansia redoblada nos encaminamos hacia el Mirador de las Antenas situado en el lado izquierdo del bloque de antenas en dirección sur-oeste. Descansar, tomar un refrigerio y un trago de agua, sin apenas hablar, solamente fijando los ojos en el horizonte lejano, nos hace volver a sentirnos como aves que planean majestuosas en el cielo. Seguimos extasiados, como colgados del panorama azul del inmenso cielo.

Mirador de las Antenas
Ahora toca bajar por medio de un gran pinar, con mucha pinocha y ramas secas, para llegar hasta la Hoya del Brezal después de un resbalón que otro, y por un carril a la derecha dirección sur tomar un carril que nos saca de la hoya. A unos 400 metros, nos encontramos con un carril que gira a la izquierda y que nos adentra en la conocida como la Hoya del Endrino y que va dirección norte, por un carril que transcurre unas veces entre pinos, otras enmedio del lapiaz y siempre con la mole de Parapanda a nuestra izquierda y el valle, con Íllora a nuestros pies a la derecha, Sierra Nevada al fondo y la Sierra de Madrid y los Tajos del Sol al frente.

Íllora, Sierra Elvira y Sierra Nevada
Sin perder esa dirección,  con preponderancia de bajada y alguna subida sorpresiva, bordeando la sierra, superando el puerto de la Artesilla y llegando a las inmediaciones del Cortijo de Juan Ramos con su charca y fuente donde se puede repostar agua, cerrar el círculo de nuestra ruta. Retomamos el carril de la mañana, ahora en sentido descendente, para volver al punto de salida en el que nos espera el autobús que nos recoge para el regreso.

Cansados del caminar, elevamos la mirada hacia la Caseta del Guarda y las Antenas que apenas se asoman, cuando alguien exclama señalando: "Fúuu, allí hemos estado". 

Datos de la ruta:
- Senderistas 26 y 2 perros.
- Recorrido: 14,39 kms.
- Tiempo en movimiento: 3 h 33 min
- Acumulado subiendo: 595 m

Track de la ruta:

Fotos de la ruta:

martes, 18 de noviembre de 2014

La última frontera: Corcuela-Moclín-Olivares-Gollizno

Una preciosa ruta por las tierras de la ültima Frontera Nazarí. Unos territorios que traen al recuerdo historias del pasado de cuando moros y cristianos pugnaban por este suelo, testigo de tantos desencuentros que han dado lugar a que en más de una ocasión fueran regados con sangre de los habitantes del terreno.


Dejamos el coche cerca cerca del Cortijo del Rodeo, antes de cruzar un puente sobre el rio Velillos, en un claro que hay a nuestra derecha, situado en la carretera que desde la principal que va desde Puerto Lope a Alcalá la Real, se dirige hacia las poblaciones de Tózar y Limones. Este punto forma parte del Camino Mozárabe a Santiago que nosotros tomamos dirección a Moclín, pasando por las inmediaciones del cortijo y fuente del Malalmuerzo. Un poco de carretera hasta llegar a un cartel a la derecha que indica excavaciones arqueológicas, para a unos 800 metros aproximadamente llegar hasta la Fuente de Corcuera o Corcuela, donde podemos repostar agua e informarnos de la importancia arqueológica de estos parajes.


Iniciamos la subida a Moclín, por un sendero PR-A 84, perfectamente señalizado pra desviarnos un momento a la derecha hacia el Abrigo de Corcuera donde podemos disfrutar de un conjunto muy interesante de pinturas rupestres.


Seguimos el ascendo teniendo siempre al frente o a nuestra derecha el castillo de Moclín, arriba, muy arriba, pero que cada vez tenemos más cerca.


Superadas los últimos zigzas llegamos a la ermita de San Antón, situada en un espectacular enclave que nos ofrece la posibilidad de disfrutar de hermosas panorámicas del entorno: Olivares, la vega de Granada, Sierra Nevada, el valle del Velillos por encima del Gollizno y sobre todo de Moclín, con sus típicas casas salvaguardadas por la Iglesia del Cristo del Paño y del castillo árabe que se está reconstruyendo. Desde aquí y tras un breve respiro para recuperar el aliento tras la subida nos disponemos a visitar ambos lugares, algo que nos proporciona una interesante experiencia y aumento de nuestros conocimientos sobre el lugar, gracias a las explicaciones de dos gentiles lugareñas que cuidan de la ermita del Cristo del Paño.


Realizada la visita programada tomamos  de nuevo el sendero muy bien señalizado como del Gollizno, con unas grandes pendientes, ahora en descenso y disfrutando de unos magníficos miradores que ayudan a ver mejor estos lugares en el que nos vamos adentrando. Abajo Olivares nos espera, dejándolo a nuestra derecha para tomar ahora el precioso valle del rio Velillos que en este momento otoñal está en su mejor momento.


Llegados a Olivares nos desviamos a la izquierda tomando como referencia el rio Velillos arriba por un sendero perfectamente marcado, con numerosos puentes y pasarelas y carteles informativos del entorno: estamos adentrándonos en la ya mencionada ruta del Gollizno.


Unos metros más arriba, pasamos un puente que nos pone en la orilla izquierda del rio y el sendero nos lleva hasta la fuente de la Buenaventura donde podemos descansar y repostar agua.


Pronto llegamos al momento más intenso de la ruta, ya que cruzar la garganta del Gollizno, por sus pararelas y puente colgante, contemplando las caídas del agua, produce un intenso sentimiento interior.

Superado el Gollizno, y de nuevo en la orilla derecha del rio, seguimos un precioso sendero, todo color, olor y sonido naturales, en los que las hojas caídas del otoño ponen alfombra de privilegio en nuestros pies y despiertan todos nuestros sentidos.


El final es una gran subida por un pedregoso y empinadísimo sendero que nos pone en la altura suficiente para llegar sin más dificultad hasta la Fuente de Corcuera. Un rato de jugueteo con su agua y su petroglifo para emprender el mismo camino hasta el punto de salida.

Sentimos un enorme disfrute interior al haber podido disfrutar de tan bella jornada de puro y auténtico senderismo.


Datos de la ruta:
- Senderistas: 2
- Recorrido: 14,8 kms.
- Tiempo: 4 h 13 min
- Acumulado: 548 m 

Track de la ruta
 
Powered by Wikiloc


Fotos de la ruta:

domingo, 16 de noviembre de 2014

Alrededores de Villanueva Mesía: El Mirador del Pino.

Se inauguran hoy las XIII Jornadas de Senderismo Maleno 2014-2015 con la acostumbrada ruta por los alrededores de Villanueva Mesía.

Salida desde la Plaza de la Iglesia
En esta ocasión hemos tomado la dirección norte, buscando el antiquísimo Camino de Vélez, la ruta tradicional que seguían nuestros ancestros para traer el pescado desde la costa malagueña hasta nuestra tierra, para llegar hasta el vértice geodésico de El Pino, en donde podemos disfrutar de unas magníficas panorámicas de todas las sierras de alrededor y del valle del rio Cacín teniendo como telón de fondo a nuestra vecina Moraleda de Zafayona.


En una mañana de intensa niebla, que ponía un expectante contraste de interés, los senderistas enfilan hacia la trampilla del rio Cacín, para subir hasta La Catalana, pasando por el puente bajo la A92 que nos lleva por un carril embarrado hasta el Cortijo de las Nieves. Seguimos entre olivos el carril principal, hasta encontrar uno asfaltado que tomamos hacia la derecha hasta llegar al primer cruce en el que volvemos a girar a la izquierda entrando de lleno en el mencionado Camino de Vélez y que ya no vamos a dejar hasta el vértice geodésico de El Pino, unos 7 kms más adelante.

El Gran Pino
Los primos en el vértice geodésico de El Pino

Superada la rampa muy pendiente hasta el majestuoso pino, saboreamos al solecito la riquísima torta malena, nuestra especial barrita energética, contemplando el maravilloso paisaje.

Moraleda de Zafayona desde el mirador de El Pino

Una vez recuperadas las fuerzas, volvemos al mismo carril emprendiendo el camino de vuelta en sentido norte descendente, hasta volver al depósito de agua en donde esté la Charca del Madroño en donde procedemos a un reagrupamiento, ya que ahora nos desviamos a la derecha para bajar en fuerte pendiente hasta la Vega de los Lujanes.

Descenso hacia la Vega de Los Lujanes

Una vez abajo y sin cruzar el rio Cacín, teniendo el Tajo de la Yegua a nuestra izquierda, seguimos entre olivos y choperas la acequia encauzada un precioso carril que nos conduce directamente hasta el Caserío del Pozo, en el que volvemos a encontrar un carril asfaltado que tomamos ahora a la derecha para encontrarnos con la orilla del rio Cacín, el puente del Grano y por el Carril del Grano, volver a cruzar la trampilla que nos devuelve al punto de partida en Villanueva Mesía.


Los espectaculares colores del otoño vienen impresos en nuestras retinas, sin duda el mejor regalo que nos ha ofrecido esta primera ruta.

Datos de la ruta:
- 32 senderistas y 4 perros andarines.
- Recorrido: 16,75 kms
- Tiempo en movimiento: 3 h 45 min
- Ascenso Total: 293 m

Track de la ruta:


Fotos de la ruta:

miércoles, 5 de noviembre de 2014

Dehesa de San Juan y Vereda de la Estrella.

Siguiendo con nuestras rutas en otoño toca ahora caminar por uno de los entornos más emblemáticos del Parque Nacional de Sierra Nevada: la Dehesa de San Juan y la Vereda de la Estrella.
En un magnífico día lleno de sol y posterior a una jornada de lluvia y nieve, nos encontramos con un cielo limpio y azul que nos lleva a predecir que vamos a poder disfrutar de sensaciones y paisajes privilegiados, aunque eso sí con bastante frio.

Aparcamiento del Charcón
Desde Granada, subimos hasta la localidad serrana de Güéjar Sierra, para desde ella buscar el carril que se dirige hasta Maitena, punto en el que ahora tomamos el carril estrecho por donde transcurría el desaparecido tranvía de la sierra. Mientras nos lamentamos de la gran pérdida que supuso para el montañismo la pérdida de tan emblemático y apreciado medio de transporte, llegamos hasta el Charcón, final del carril y en el aparcamiento junto al merendero San Juan dejamos nuestro vehículo y nos preparamos para empezar la ruta planificada.

Puente sobre el rio Genil en su confluencia con el rio San Juan.

Hace muuuucho frio, por lo que hay que protegerse bien con ropa adecuada y envueltos en el jolgorio de las cristalinas aguas del Genil, cruzamos el puente de madera que nos lleva a la otra orilla y al sitio en donde el rio San Juan se une al Genil, lugar en el que encontramos los carteles informativos de inicio de ruta por la Dehesa de San Juan y Vereda de la Estrella.

Inicio de la Vereda de la Estrella

Empezamos la subida a un paso medido para calentar los músculos sabedores de la fuertes rampas que nos esperan, para una vez recorridos unos 800 metros por la Vereda de la Estrella, encontrar un cruce muy bien señalizado a la derecha que tomamos y que en continuada pendiente y muy buen estado nos lleva hasta las Casas de la Hortichuela. Este lugar es una auténtica maravilla natural, con un ambiente muy bien conseguido y en el que abundan los castaños, robles, rascamoños y otros vegetales propios de la dehesa y del bosque mediterráneo. También podemos encontrar agua y abastecernos en caso necesario.

Casas de la Hortichuela

Continuamos en fuerte subida primero por un carril que nos lleva hasta un embarcadero de ganado y luego por un sendero en muy buen estado para una vez en la cima acceder a la zona en la que estuvo el ahora desaparecido cortijo del Hoyo. En todo este tramo encontramos muchas vacas sueltas y abundantes señales y paneles informativos que aconsejamos leer con atención, ya que de esa manera llegaremos a comprender mejor la riqueza del terreno que recorremos y lo que supuso para la vida de las gentes que lo habitaban. También, con un poco de suerte, podremos disfrutar de familias completas de cabras monteses que se quedan observándonos tranquilamente desde una distancia prudencial. Es una auténtica gozada poder ver a tan bellos animales en su estado natural.

Zona del Cortijo del Hoyo

Desde las ruinas del cortijo del Hoyo, seguimos por el sendero perfectamente marcado y señalizado hasta Cabañas Viejas, construcciones en muy buen estado y en las que existe todo lo necesario para hacer noche y protegerse de las inclemencias del tiempo.

Cortijo-Refugio de Cabañas Viejas

Sin mucha demora, seguimos nuestro camino subiendo-llaneando por el sendero que se dirige al Cortijo-Refugio del Hornillo y unos metros más arriba encontramos el Mirador del Hornillo, un lugar privilegiado para disfrutar de espectaculares panorámicas de los colosos de Sierra Nevada: el Mulhacén y la Alcazaba, que cubiertos de las primeras nieves y recortados en el azul límpido del cielo con el toquecito de unas nubes, nos saludan majestuosos, dejándonos sobrecogidos y con la boca abierta. No nos queda más remedio que parar unos momentos para poder saborear en toda su intensidad de tan gran y espectacular momento.

Cortijo Refugio del Hornillo
Los colosos nevadenses nos contemplan: Alcazaba y Mulhacén

Encontramos el refugio del Hornillo perfecto, límpio, cuidado y con todas sus instalaciones en muy buen estado de conservación para que cualquier montañero pueda hacer noche. Aprovechando la recacha de sus paredes y buscando el solecito, que el frio arrecia, damos buena cuenta del bocata y unas piezas de fruta con buenos tragos de agua, de forma que recuperamos fuerzas para después de disfrutar de las increibles panorámicas desde la balsa de agua allí existente que suma al espectáculo el barranco del Guarnón y al Veleta, emprender el fuerte y zigzagueante descenso de unos 2 kms hasta la Vereda de la Estrella. Hay que hacerlo con cuidado, ya que el desnivel pone a prueba nuestros músculos y articulaciones, sobre todo las rodillas, y es que "los frenos huelen a quemado". En este tramo es muy recomendable el uso de bastones.

Descenso del Hornillo a la vereda de la Estrella
Finalmente, vemos aparecer la Vereda de la Estrella y nos encontramos con el cruce, tambiém muy bien señalizado, teniendo a nuestra derecha las Minas de la Estrella y el sendero que se dirige al barranco del Guarnón y posteriormente a Cueva Secreta.


Nosotros optamos ahora por girar a la izquierda, tomando la Vereda de las Estrella en sentido descendente y escuchando trepidantes las caudalosas aguas del Genil, recién nacido, unos metros más arriba de la confluencia del rio Real y del rio Guarnón. Aguas de alta montaña nos rodean por todas partes.



Seguimos, ya de regreso, encontrando los restos de las minas de la Probadora y que junto a las de las minas de la Estrella son el origen y motivo de la existencia de esta vereda, abierta para extraer las joyas mineras de Sierra Nevada (hierro, cobre y plata). Actualmente es aún el acceso al nacimiento del Genil y a la cara norte de los ‘colosos’, siendo la ruta tradicional a la alta montaña, conectando los profundos barrancos por los que discurre el agua del deshielo y siendo el camino obligado en la ‘integral’ nevadense.
 
Vereda de la Estrella

A buen ritmo hacemos el regreso por un trazado perfectamente conservado y salpicado en las barranqueras de grandes chorreones de cristalina agua. Los castaños hacen su acto de presencia una vez superado el cruce del Vadillo y del sendero de Los Presidiarios que llevan a otro refugio emblemático en la alta montaña, el refugio de La Cucaracha.

Unos kilómetros más abajo encontramos al Abuelo, un castaño centenario que da sombra a la vereda y da cobijo a los montañeros que pasan bajo sus ramas. Hacemos un alto en el camino para abrazarlo y sentir la intensa sensación de su corteza ancestral y centenaria junto a nuestra piel. Con un "Hasta luego, abuelo". 
 
Hola, Abu. Hasta luego, Abuelo.

Continuamos nuestro andar para acceder unos kilómetros más abajo a nuestro punto de partida, el puente de madera sobre el Genil y al aparcamiento donde nos espera nuestro vehículo.

Con las piernas cansadas por la caminata, nos sentimos felices por haber podido disfrutar de una maravillosa jornada de senderismo por parajes de montaña que son el sueño de cualquier amante de la naturaleza.

Datos de la ruta:
- Senderistas: 3
- Recorrido: 17,3 kms.
- Tiempo: 6 h 26 min
- Pendiente media: 12, 8 %
- Altitud mínima: 1152 m
- Altitud máxima: 1854 m
- Acumulado: 781 m 
Track de la ruta:
Fotos de la ruta:

jueves, 30 de octubre de 2014

Dehesa del Camarate o del Bosque Encantado

Una ruta mágica, de esas que te hacen sentir que andas por un sitio especial y es que el sobrenombre de Bosque Encantado que lleva esta Dehesa del Camarate no está puesto a la ligera, sino todo lo contrario.
Alamedas y majoletos junto al rio Alhama

La Dehesa del Camarate, está en Lugros, al oeste de la provincia de Granada, al que accedemos por la A-92, desviándonos de ella y accediendo a Purullena. En este pueblo tomamos la carretera que sale a la derecha y se dirije a Policar y luego llega a Lugros. Sin lugar a duda, este Dehesa del Camarate, es una auténtica joya dentro del Parque Nacional de Sierra Nevada y del que uno se siente feliz cuando se la conoce y se da cuenta de lo importante que es proteger y cuidar estos parajes.

Postes señalizadores

Antes de llegar a Lugros, casi al finalizar una gran recta y unos metros antes de empezar las primeras curvas que te llevan al pueblo, hay que salirse de la carretera asfaltada a la derecha, tomando un carril de tierra que se encamina a unas naves ganaderas. Pasaremos la gran puerta coronada de cabras monteses de la finca del Maguillo. Nosotros dejamos un poco más adelante en un gran claro el coche y nos preparamos para empezar la caminata. Del cruce del asfalto hasta ese punto hay algo más de un kilómetro. El carril no se encuentra en muy bien estado, pero con precaución se pasa sin mayor dificultad. Queda al gusto de cada cual el dejar el vehículo en un punto o en otro, pero no es aconsejable seguir mucho más adelante.


Iniciamos nuestros pasos por el mencionado carril, que transcurre entre acequias y en sentido descendente hasta llegar al cauce del rio Alhama. A partir  de aquí sube constantemente hasta llegar a un punto denominado el Horcajo del Camarate, en el que encontramos una cancela de acceso controlado y que debe permanecer cerrada para evitar problemas con abundante ganado por aquí existente. Carteles colocados en la valla nos dan todos los avisos pertinentes de que estamos accediendo a un paraje especialmente protegido dentro del Parque Nacional de Sierra Nevada.

Acceso al Parque Nacional del Sierra Nevada por el Horcajo del Camarate

Una vez superada la cancela, tomamos a la izquierda un sendero en muy mal estado al principio y en fuerte pendiente; una vez cogida altura y superados unos 100 metros mejora notablemente. Este sendero transcurre por un espectacular encinar y sube constantemente  hasta dejar paso a extensos borreguiles típicos de la alta montaña. Varios tres miles nos contemplan desde las alturas.

Por el sendero que sube por el encinar

Seguimos por este carril que empieza a rodear el valle, teniendo al frente primero y a nuestra derecha después el antiguo cortijo del Camarate. El carril, en muy buen estadonos lleva hasta este cortijo no sin disfrutar, sobre todo en época otoñal, de la explosión de colorido que ofrece este bosque mixto en el que encinas, álamos, cerezos, robles, majuelos, arces, etc, hacen gala a lo de "Bosque Encantado". Arroyos, que cruzan el camino ponen la nota sonora y el frescor suficiente para hacer de todo esto un paraje idílico.
Panorámica de la Dehesa y cortijo del Camarate

Como ocurre en estas ocasiones, las palabras se quedan cortas y es preferible deleitarse con las imágenes. Aconsejamos encarecidamente llevar una cámara de fotos o de vídeo, ya que realmente vale la pena llevarse recuerdos de lo visto y vivído en esta ruta.


El carril, se adentra ahora en el cortijo del Camarate tornándose en la Cañada Real de los Potros, que tomarenos en sentido descendente a partir de ahora.

Cartel informativo de la Cañada Real de los Potros

Cuando crucemos el terreno del cortijo del Camarate seguro que nos encontraremos con vacas y terneros, dueños del camino, que habremos de sortear con paciencia, ya que ellos están en su casa y nosotros de visita. Notamos a este ganado sumamente pacífico y solamente avisamos de no asustar a los terneros ya que esto podría dar lugar a poner nerviosa a la mamá vaca y entonces vaya usted a saber.

Carril de acceso al cortijo de Camarate

Para acceder a la finca del cortijo del Camarate, hay que usar un paso expreso que hay en la valla y que debemos procurar dejar bien cerrado para evitar que el ganado se salga. Encontraremos también unos impresionantes perros guardianes de las ovejas, que ladran insistentemente para proteger el rebaño, obligación que realizan celosamente. Por eso aconsejamos distanciarnos del lugar en donde estén las ovejas, nosotros no tuvimos ningún problema y los perros guardaron siempre una prudencial distancia de nosotros. Hay que volver a abrir el paso de la cerca y debemos procurar dejarla cerrada para evitar complicaciones.

Cortijo del Camarate

Seguimos ahora, volviendo a pasar otra gran cerca, a tomar un carril descendente a la izquierda que poco a poco nos lleva al punto inicial del Horcajo del Camarate. Vuelta a abrir y a cerrar la cerca y regreso por el mismo camino hasta el coche.

Edificaciones ganaderas del Horcajo del Camarate

Creemos que la descripción del camino es suficiente, pero ahora animamos intensamente a disfrutar de las fotografías y vídeo.

Datos de la ruta:
- Senderistas: 3
- Recorrido: 16,5 kms
- Tiempo en movimiento: 4h 25min

Track de la ruta:

Fotos de la ruta: