domingo, 8 de febrero de 2015

Bordeando la Corona del Hacho a los Infiernos Bajos de Loja.

Esta ruta que recorremos hoy transcurre en las inmediaciones de la ciudad de Loja, al norte de la misma primero y después al oeste.



Salimos de un carril que sale a la izquierda desde la carretera comarcal A-154 que va de Loja a los Ventorros de San José, aproximadamente en su kilómetro 9,5.
Este carril arranca desde una pequeña edificación que se encuentra en las inmediaciones del cortijo del Hacho.

Pasamos junto al cortijo de Isabel, desviándonos primero a la izquierda y algo más adelante a la derecha para saltando por encima del arroyo de Mogín llegar a la gran era del Cortijo del Pulgar.



Era del Cortijo del Pulgar
Desde este punto tomamos a la izquierda dirección oeste, teniendo a nuestra izquierda la mole de la Corona del Hacho que no perderemos como referente, ya que debemos ir bordeándola.

Dejamos la Casa de Cuatro Vientos por un carril en suave descenso hasta llegar a un bosque de encinas junto a un pozo del que mana agua en unos abrevaderos de ovejas y llegar a un cruce con el indicador de La Ínsula. Nosotros giramos a la izquierda, prosiguiendo nuestro rodeo a la Corona. Después de una breve subida cruzamos la gran era del cortijo de la Umbría, hoy en ruinas.


Seguimos el carril, entre olivos para encontrarnos con un nuevo cruce con el carril que viene de El Arenal y que nosotros tomamos a la izquierda, ahora en ascenso, bordeando a la Corona que cada vez vemos más cerca.

Pronto llegamos al paraje en donde se encuentra el hito más característico de la ruta, se trata de una gran roca caliza conocida como el Peñón de Alcaide o de las Monjas, un gran observatorio de toda la zona muy adecuado para disfrutar del panorama y tomar un respiro.

Peñón del Alcaide o de Las Monjas
A vista de pájaro contemplamos a nuestra izquierda la Sierra de Loja y la cumbre de Gibalto, al frente el valle del Genil, con el Llano de Píñar, Narváez y Albarracín. A nuestra derecha, una multitud de cortijos de El Arenal se amontonan en el paisaje delante y en segundo plano se divisa consecutivamente las poblaciones de Ventorros de la Laguna y de Balerma. En el horizonte, y a la derecha vemos las casas de Iznájar y de Rute y más en la lejanía el cerro del Santuario de Araceli patrona de Lucena. No tenemos más remedio que sentirnos privilegiados ante tan magno espectáculo.

Los lirios abundantes en el entorno parecen que empiezan a anunciar un cambio de tiempo y que la primavera inexorable sigue acercándose.


Recuperamos el carril principal dirigiéndonos siempre en dirección sur, pasando por las inmediaciones del cortijo de La Quinta, dejando a nuestra izquierda el Hacho de Loja y al terminar la subida girar bruscamente a la derecha para afrontar un fuerte descenso con zizagueantes curvas que en no mucha distancia, nos bajan junto a un carril que transcurre cerca de la orilla derecha del rio Genil y que tomamos en ascenso hacia la derecha.

Terminada la pendiente, y antes de iniciar la bajada, encontramos un sendero a la izquierda dirección al rio que nos lleva hasta el espectacular mirador de los Infiernos Bajos, una maravilla natural que a nadie deja pasivo. Lástima que el rio Genil lleve sus aguas en tan mal estado. El comentario general es la necesidad de que se depuren sus aguas.

Infiernos Bajos

Mirador de los Infiernos Bajos

Volvemos nuestros pasos hasta el carril principal para desandar el camino y después de una prolongada subida en dirección sur, encontrarnos con la panorámica de la ciudad de Loja que contemplamos a nuestros pies.

Giramos a la izquierda primero bajando y tomando el primer carril que encontramos a la izquierda y que va bordeando las estribaciones del Hacho hasta llegar a un bello mirador y luego a las primeras casas de El Barrio de Loja.

Ya no nos queda más que bajar desde la Estación de San Francisco hasta el Puente Viejo de Loja en donde damos por finalizada la ruta.

Datos de la ruta:
- Senderistas: 26 y dos perrillas.
- Recorrido: 11,6 kms.
- Tiempo: 3 horas 40 minutos

Track de la ruta:

Fotos de la ruta:

No hay comentarios: