"ÚLTIMA HORA:" 26/noviembre/2017 - 2ª Ruta XVI Jornadas de Senderismo Maleno: Alcalá la Real, Ermitas y Zumaques. Salida de los autobuses a las 7,45 h desde la Plaza de la Iglesia en Villanueva Mesia y desde la Casa de la Cultura en Huétor Tájar.

Convocatoria Segunda Ruta XVI Jornadas de Senderismo Maleno

Convocatoria Segunda Ruta XVI Jornadas de Senderismo Maleno
26/Noviembre/2017 - Alcalá la Real, Ermitas y Zumaques. Salida autobuses a las 7:45 h desde Plaza de la Iglesia en Villanueva Mesía y desde la Casa de la Cultura en Huétor Tájar.

Buscar en este blog

miércoles, 10 de mayo de 2017

Alcalá la Real, Ermitas y Zumaques.

Una ruta por la Sierra Sur de Jaén que forma parte de los denominados itinerarios por los alrededores de Alcalá la Real, esa maravilla de localidad que vive en torno a la impresionante mole de la Fortaleza de la Mota, recinto defensivo, situado en el cerro de la Mota, a 1.029 m.s.n.m., en la ciudad de Alcalá la Real, en la provincia de Jaén (comunidad autónoma de Andalucía, España), datado en época nazarí (siglos XIII y XIV), aunque con algunos elementos anteriores.

La ruta que proponemos nos va a permitir contemplarla en multitud de ángulos y enfoques, ya que su privilegiada situación la hace visible desde cualquier punto de los alrededores de Alcalá.


Comenzamos nuestro itinerario desde el parque de entrada de Alcalá, cerquita de la Estación de Autobuses, callejeando en leve ascenso hacia la zona este de la ciudad, pasando junto a las puertas del Centro de Salud y de la Cruz Roja primero y de la Residencia de Ancianos de Nuestra Señora de las Mercedes que bordeamos tomando el carril que va al helipuerto existente en su parte trasera.
Desde este punto, tomamos alguna de las muchas trialeras que suben en fuerte pendiente hasta la llanura en la que hay restos de una antigua cantera y que se constituye en un buen mirador que nos regala panorámicas de gran belleza hacia el sur de Sierra Nevada y de la Sierra de Parapanda.


Nos encaminamos ahora hacia el extenso paraje de Los Llanos que iremos bordeando teniendo a nuestra izquierda las calles de Alcalá y en dirección Sur-Norte, lo que nos permitirá seguir disfrutando de vistas preciosas en el Mirador de la Cruz del Rayo, de la Ermita de la Verónica, de la Ermita de Fátima y del Mirador de Los Llanos.

Damos ahora la espalda a Alcalá, para avanzar  por un muy bien marcado carril-sendero dirección norte, hasta encontrar una inmensa zona de canteras (probablemente las usadas para construir la fortaleza de la Mota  y palacios e iglesias de Alcalá), vallada, y que tiene una puerta con posibilidad de abrir, con el cartel de "dejar cerrada por animales sueltos". La atravesamos, teniendo el cuidado de cerrarla y siguiendo  por un carril entre piedras dirección este.
Accedemos a una zona pelada, con manchas intermitentes de vegetación propia de bosque bajo mediterráneo, con gran abundancia de chaparros y alguna que otra encina. Este territorio presenta grandes montones de piedras, mojones acumulados con el paso del tiempo, levantados con el sudor de muchas generaciones de personas obsesionadas por liberar el suelo para dejar espacio a la hierba. Estamos en territorio de pastoreo, superficies marcadas por muros antiguos de piedra y construcciones protectoras del hombre-pastor muy singulares, en las que las piedras son el elemento vital. Destaca de entre ellas el denominado chozo, una construcción perfecta, muy bien acabada en forma de media esfera, que protegía de las inclemencias del tiempo.


Gira el carril a la izquierda en dirección noroeste, subiendo por un sendero que nos lleva de lleno a los conocidos como Tajos de la Charilla que vamos a recorrer con sumo cuidado, por senderos pedregosos, casi campo a través, teniendo al norte las casas del pueblo de Castillo de Locubín, famoso por sus exquisitas cerezas.
Andar por los Tajos de la Charilla y contemplar la Piedra del Goterón, a vista de pájaro, despierta vértigos y sensaciones de altura. También recuerda a la Peña de los Gitanos y al más fomoso Torcal de Antequera. Sentarse a contemplar al paisaje, envuelto en el canto de los pájaros, disfrutando del vuelo majestuoso de alguna rapaz, es algo que no podemos perdernos, al igual que una visita más detallada de las interioridades de la Piedra del Goterón, un tesoro para los amantes de la geología y de la botánica. Mencionamos del mismo modo, el hecho de que observamos una gran cantidad de puntos de anclaje en estos espectaculares tajos, de lo que debe ser, también, un paraíso para los amantes de la escalada.
 Una vez realizado un ligero avituallamiento, nos aprestamos a disfrutar del siguiente tramo de este itinerario, que es la total y completa inmersión en el gran Zumacal de Alcalá.
El zumaque (Rhus coriaria) es un arbusto que suele crecer por encima de 1 m de altura (llegando en ocasiones a tres), posee hojas muy verdes con tacto suave que producen un aceite llamado urushiol que no es venenoso pero que al contacto con la piel genera una reacción alérgica generando sarpullido, el cual aparece de 24 a 48 horas después del contacto. Las flores crecen en forma de ramilletes y poseen un color amarillo verdoso (despiden un ligero olor a madreselva), el fruto es del tamaño de un guisante de color pardo-rojizo.
Atravesar el zumacal, por un sendero abovedado de zumaques, cornicabras, acebuches, rosales silvestres, maoletos y espinos,..., es una experiencia gratificante para el senderista amante de la naturaleza. Sin lugar a dudas, habremos de volver en otoño, época de máximo esplendor de esta planta.


Poco a poco, abandonamos el zumacal, para llegar a un carril entre olivos que gira bruscamente a la izquierda, hacia el sur, buscando de nuevo entrar en Alcalá, no sin antes permitirnos encontrar otras construcciones singulares que aprovechan la facilidad de trabajo de la piedra arenisca que nos rodea, en las conocidas como Casas de Piedra.

Continuamos nuestro caminar por el mencionado carril, subiendo ligeramente hasta la gran explanada de la Iglesia-Ermita de San Marcos, lugar de encuentro y gran romería. Un espacio muy bien cuidado, perfecto mirador de Alcalá, todo él rodeado de bancos y poemas alcalaínos. En este lugar podemos abastecernos de agua y disfrutar de un respiro contemplando el bello paisaje.


Bajamos desde la explanada de la Ermita de San Marcos para llegar hasta el famoso Nacimiento de San Marcos, muy antiguo y ya conocido por los romanos. Se trata de un manantial protegido por una construcción de piedra arenisca, que fue un importante punto de abastecimiento de agua para la ciudad de Alcalá en épocas pasadas.


Poco a poco, nos adentramos en las calles de la población, girando ahora a la izquierda para descender hasta la Ermita del Ecce Homo y llegar a la Calle Real, en donde se encuentra la Iglesia de Santa María la Mayor.

Tomamos ahora la calle-carretera N-432a hasta el Paseo de los Álamos, junto a la Estación de Autobuses donde damos por terminada esta espectacular ruta.

Datos de la ruta:
- Senderistas: 3 y la perrita Balto.
- Recorrido: Circular, 13 kms.
- Itinerario: Alcalá la Real-Mirador de la Cruz del Rayo-Ermita de la Verónica-Ermita de Fátima-Mirador de los Llanos-Tajos de la Charilla-Piedra del Goterón-Zumacal-Ermita y nacimiento de San Marcos-Ermita del Ecce Homo-Alcalá la Real.
- Dificultad: Media-Fácil Índice IBP: 43. Ver todos los datos IBP aquí>>>
- Acumulado: 328 m subiendo; 326 m bajando.
- Tiempo en movimiento: 4 h 8 min
- Velocidad media: 3 kms/h

Track y perfil de la ruta:

Powered by Wikiloc

Ver todas las fotos de la ruta aquí>>>

No hay comentarios: